El mundo de la inteligencia de negocios está en ebullición. Hay una enorme cantidad de datos públicos que solo piden ser buscados y puestos en valor para proporcionar información útil a las organizaciones de ventas.

Existen ahora muchos servicios que rastrean las redes sociales para buscar información comercialmente útil sobre los clientes e interlocutores de negocio.

He probado un par de estos servicios, y mi conclusión es que hay un potencial enorme pero aún no se ha alcanzado un nivel óptimo de usabilidad.

El primer servicio que he probado es Connectifier, que busca una persona en las distintas redes sociales. De esta manera, he podido descubrir que un conocido era un apasionado de bicicleta hasta el punto de tener un blog dedicado a eso (nunca habíamos hablado del tema), y que una persona referente en el mundo de la gestión y formación comercial llevaba un blog intimista en el cual contaba las difíciles situaciones familiares por las cuales había pasado. Utilizada correctamente, esta información puede ayudar mucho en establecer una relación personal mucho más fuerte con nuestros interlocutores.
Connectifier funciona bastante bien pero requiere que ya estés proactivamente buscando información sobre alguien para completarla.

El segundo servicio que he probado es mucho más ambicioso. Charlie App quiere automáticamente proporcionar información actualizada sobre las personas con las cuales tienes una reunión en el calendario. La aplicación también busca y te proporciona las últimas noticias disponibles sobre sus empresas.
Sin que tu tengas que hacer nada antes de una reunión,CharlieApp te envía un email con la información esencial para romper el hielo, afinar tu estrategia de reunión, o simplemente demostrar a tu interlocutor que has hecho los deberes. Las fuentes de información buscadas no se limitan a las redes sociales, sino que incluyen otras fuentes como por ejemplo las notas de prensa.
Probé este servicio por primera vez hace meses me quedé muy perplejo: la mayoría de las veces el software no podía encontrar nada, o sólo información muy genérica, de poco valor. Quizás sea porque vivo en España, o porque la mayoría de mis clientes son PYMEs, con relativamente poca información disponible.
Recuerdo una vez que me presentó información sobre una empresa completamente distinta pero con el mismo nombre en un rincón perdido de Estados Unidos. Encontré el servicio poco útil y decidí no renovar la suscripción.

Ya han pasado muchos meses desde entonces, y he seguido recibiendo desde CharlieApp emails con un menor grado de información. Me he sorprendido que el servicio aún existiese. Si sigue existiendo, será porqué aporta valor… chequeé uno de los emails, y la información parecía esta vez acertada. Sí que ha mejorado – pensé, y decidí darle una segunda oportunidad.

Esta semana me he visto con Javier, que conozco profesionalmente desde hace algunos años. Diligentemente, CharlieApp me había informado previamente sobre mi interlocutor y su empresa. Me sorprendí en aprender que Javier es de Venezuela… Nunca lo habría sospechado, ya que no tiene acento de allí. Por otro lado, sé que lleva muchísimos años viviendo en Barcelona, y podría haber perdido el acento. También, como extranjero no soy el mejor juez de acentos españoles…
Adicionalmente, CharlieApp me dice que Javier se define como “amante de la democracia”. Cierto es que Javier es hombre de principios y muy comprometido socialmente, por lo que podría ser…
Por último, Javier aparece como “rajao” del Madrid, y es cierto que este Javier que yo conozco es un gran hincha del Madrid…
Por si seguía teniendo dudas la aplicación me ha proporcionado con extrema confianza los tweets de Javier, evidentemente todos sobre la situación política en Venezuela…
Así que, durante la comida, decido dejar caer el tema: “Javier, pero… ¿tu eres de Venezuela?”. Javier me mira, por lo menos sorprendido por la pregunta. “Tengo familia en Venezuela…” – Increible – pienso yo – lo que puede llegar a descubrir una app… – “…pero no, no soy de allí” – !Mi gozo en un pozo!
Nunca sabré quién es el Javier descrito por la aplicación, pero desde luego no es el Javier que he tenido enfrente…

Sólo hay una cosa peor que la falta de información, y es la información falsa

Estoy absolutamente convencido que automatizar la búsqueda de información comercial tiene mucho futuro, pero el servicio tiene que ser fiable, ya que sólo hay una cosa peor que la falta de información, y es falsa información.

Volveré a dejar de lado CharlieApp. Si logra sobrevivir un año más, significará que hay suficientes personas que lo encuentren útil, y volveré a darle una tercera oportunidad.
De momento, me conformaré con aplicaciones menos ambiciosas y más manuales. ¿Tenéis alguna para recomendar?

 

Share This